¿Qué gel utilizas para tu higiene íntima?

Debido a las dudas últimas, no podía menos que escribir un blog sobre la higiene íntima.



La vagina de la mujer tiene 3 funciones principales:

albergar el pene durante el coito,

servir de canal para que descienda el feto durante el parto,

y evacuar la descarga menstrual durante la vida fértil.

Debido a esto, sus funciones están ligadas al momento fértil de la mujer, y a sus cambios hormonales.


La mucosa vaginal está recubierta por un exudado rico en nutrientes, que facilita la colonización de bacterias autóctonas (SU MICROBIOTA natural).

Esta microbiota protege la protege de la colonización de microorganismos indeseables (sobre todo intestinales) y del excesivo crecimiento de microorganismos autóctonos (Gardnerella vaginalis y Candida albicans) cuya proliferación excesiva produce vaginosis y vaginitis.

Esta colonización del tracto vaginal se inicia en el nacimiento, y varía según el estado hormonal de la mujer. Escasa en la infancia, aumenta durante el periodo fértil con predominio de Lactobacilos, y disminuye tras al menopausia.



Estos microorganismos del género Lactobacillus, son bacterias Gram+, anaerobias aerotolerantes, y como subproducto de la fermentación de la glucosa, producen ácido láctico, que produce el pH (acidez) típica.

Estos Lactobacilos (o bacilos de Döderlein) pertenecen a 4 especies principales: Lactobacillus crispatus, Lactobacillus jensenni, Lactobacillus iners y Lactobacillus gasseri.

Esta microbiota simbiótica vaginal, interfiere la colonización por microorganismos alóctonos (extraños), ya que producen ácido láctico, (que baja el pH hasta 4-4,5). También producen peróxido de hidrógeno (H2O2 bactericida) y bacteriocinas.


Disminución de los lactobacilos: Patología asociada.

La disminución de la concentración de lactobacilos, tanto por causas fisiológicas como la menstruación, como los DIU, y sobre todo, la agresión por detergentes no específicos, ocasionan la aparición de vaginosis bacterianas o de vaginitis por Candida spp.


¿Cómo y por qué disminuyen los lactobacilos y se altera la microbiota vaginal normal?


La descarga menstrual ,el semen, los detergentes inadecuados, tienen pH neutro, tóxico para los Lactobacilos “buenos” que nos protegen.

Ello provoca que proliferen Gardnerella, Trichomonas y Prevotella (y otros patógenos entéricos).

Las duchas vaginales barren la microbiota natural, los antibióticos betalactámicos (Amoxicilina etc), los antitumorales y la radioterapia, son bactericidas pero también “barren” nuestra microbiota autóctona (beneficiosa y protectora)¿Cómo cuidas tu zona íntima?



Si utilizas un champú para el cabello, un gel facial para la cara, una pasta de dientes, y un gel de baño, debes preguntarte por qué no utilizas un gel íntimo. Es más, un par de geles íntimos dependiendo del momento hormonal.












¿Cómo y por qué varía el pH?

El pH es la medida cuantitativa de la acidez (o alcalinidad) de una solución acuosa.

El pH fisiológico de la mujer varía según su situación hormonal.

* Durante la infancia es neutro (pH7),

* en la edad fértil es más ácido (pH 3,8 a 4,5), aunque varía durante el ciclo menstrual (siendo más ácido en los días premenstruales y más alcalino durante la menstruación, lo que, unido a la humedad del sangrado, favorece las infecciones).

* Durante el embarazo, debido al aumento de los estrógenos y del riego sanguíneo, el pH se acidifica (pH 4,0-4,5).

* Durante la menopausia (>50 años), descienden los estrógenos, con lo que disminuyen los Lactobacillus, (lo que puede produce sequedad vaginal y vaginitis), y un aumento del pH (5,0 – 7,5).

* El pH también varía según la situación patológica, o no.

En resumen, si habitualmente debemos usar un gel con pH 5,5,

* las vaginitis bacterianas deben tratarse con un pH 4,5

* y las vaginosis micóticas con un pH 6,5 (igual que la menopausia y situaciones con contraceptivos)