irrigadores dentales. ¿Qué son y para qué sirven?



Irrigadores dentales ¿Qué son? ¿Para qué sirven? Últimamente se han puesto muy de moda los irrigadores dentales, pero sabemos realmente para quien están indicados y su uso adecuado? No yo no tengo problemas dentales, yo con el cepillado tengo suficiente, no tengo tiempo para usar esos” cacharros”, no a mí no me hace falta, o simplemente no sabemos ni lo que es un irrigador dental, estas son algunas de las respuestas que podemos escuchar cuando hablamos de estos “cacharros”. Os voy a resolver alguna dudilla que este tema crea; 1. NO hace falta tener ningún problema bucal para hacer uso de un irrigador dental ya que su función es mejorar nuestra salud bucal. 2. NO le tenemos que dedicar tampoco tanto tiempo, tan solo 2 minutos por las noches es suficiente. 3. Y además os contare que el uso continuado de irrigadores junto con el cepillado diario eliminas bacterias de dientes, encías y otros lugares de más difícil acceso y mejora hasta un 93% nuestra salud bucal. Pues bien, en este blog os contare que son, como utilizarlos y para quien está indicado. ¿Qué es un irrigador bucal? La técnica de limpieza mediante irrigación bucal consiste en aplicar un chorro de agua a presión sobre los dientes y las encías. Con esto se consigue arrastrar la placa bacteriana y estimular las encías. Es una técnica que no sustituye al cepillado, sino que lo complementa. La combinación permite conseguir una mejor limpieza bucal y con ello reducir la aparición de caries y otros problemas como la halitosis (mal aliento). También mejora la salud de las encías, y reduce el sangrado y la inflamación. ¿Para quién está indicado? La irrigación bucal está indicada para todo el mundo que quiera un cuidado extra para sus dientes y encías. Está más que aconsejado en personas con implantes dentales y ortodoncia, ya que permite eliminar con más facilidad los restos acumulados en las zonas donde es más difícil acceder. También se recomendamos en pacientes diabéticos, ya que esta enfermedad está relacionada con la periodontitis (piorrea) y, por lo tanto, tienen que ser muy cuidadosos en cuanto a su higiene oral. ¿Cómo se usa? 1) Es importante que tu boca esté bien limpia antes de usar el irrigador (cepillado y limpieza interdental). 2) Rellena el depósito con agua templada. 3) Coloca la boquilla, introduce el irrigador en tu boca con la cabeza hacia el lavabo. 4) Enciende el irrigador con la potencia del chorro al mínimo para que no salpique y direcciona el chorro de agua a lo largo de las encías y entre los dientes. Recuerda que puedes pararlo cuando desees, así como regular la presión. 5) Lava y seca el depósito del irrigador y la boquilla después de usarlos. 6) Recomendamos utilizarlo al menos durante uno o dos minutos al día. Espero haberos sido de ayuda si teníais alguna duda. Y haberos enseñado los que es un irrigador bucal si no los conocíais.

31 vistas0 comentarios